¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?*

CAS

16 Jun 2011

0 comentarios

Palabras clave: tiempo real, web y robots. Estas serían las coordenadas de las que parte este proyecto, planteándonos así otra manera de "hacer" poesía. Una vía de experimentación poética que conectaría con la escritura automática surrealista o las técnicas de collage.

La pregunta podría ser ¿Pueden las máquinas hacer poesía? pero, en ese caso, ¿qué es la máquina y qué la poesía?. Tal vez tendríamos entonces mejor que hablar de lo maquínico, como ese agenciamiento humano/máquina que constituye nuestro adorado reino de los ceros y unos. Y de lo poético como cierta transfiguración de ideas y emociones que se rozan, parpadean, en los procesos de comunicación.

Lo interesante de IP Poetry, y tal vez en parte lo que explica la gran atención que ha suscitado en todo el mundo, es que nos lanza una serie de preguntas en torno a la creación y nosotrxs mismxs en este nuevo contexto tecnológico de lo digital. La red son personas, palabras y algoritmos, y sus múltiples ecos. Por tanto, Gustavo Romano ha sabido muy bien establecer un dispositivo que, de manera sencilla pero inteligente, pusiera en juego tales factores.

Presencialmente o a distancia, el público es invitado a participar generando un poema a partir de unos parámetros que elige y definirán la búsqueda del programa (bots) para transformarse en un IP poema. En su faceta performática el proyecto introduce el elemento de los "parlantes" (pantallas) que hacen la labor de recitado. Es particularmente interesante este componente por incluir, de alguna manera, al cuerpo. Las investigaciones en inteligencia artificial no han avanzado tan rápido como se esperaba, en gran medida esto se debe a la complejidad que requeriría replicar un cuerpo humano, algo que parece necesario para pensar.

Por otra parte, IP Poetry incluyendo el automatismo y el azar nos vuelve a hacer pensar en que quizá el poema lo hace quien lo lee. El cuestionamiento del concepto de autoría aquí evidente pero además, directamente hace visible dicho cuestionamiento. Es aquí donde se explica y adquiere más valor la propuesta artística al conseguir llevarnos a una idea (o una pregunta) más allá de los razonamientos. Aquí aparecen las preguntas, se ve y se oye la poesía, se investiga la maquinaria que hay detrás, las piezas que la componen. Aunque aquello que las trasciende todavía se nos escape.

*sobre el título

Comentar


  • Por favor, cíñete al contenido propuesto, sé respetuoso contigo y con los demás, con la ortografía y la gramática. Los comentarios pueden ser moderados por una cuestión de SPAM, pero además nos reservamos el derecho a no publicar cualquiera que resulte violento u ofensivo

CAS
Centro experimental y tecnológico
para la cultura y las artes de Sevilla

Torneo, 18 41002 Sevilla / T 955 471 191